Grotèsque Club DJ

Grotèsque Club DJ
Erassmuss, Theo Marmot, Petite Mort. Arte, vídeo, música, espectáculo..!

viernes, 11 de febrero de 2011

TODO EL PODER PARA EL PUEBLO


Todos nos congratulamos de la legítima revolución popular contra Mubarak en Egipto. La Plaza de La Liberación ha hecho honor a su nombre, y ha sido testigo de la caída del régimen dictatorial y militar imperante. 50 siglos nos contemplan desde este país, con una historia fascinante.
El ejercicio del poder conlleva inevitable y lamentablemente una gran carga de hipocresía. Vivimos asentados sobre las ruinas de viejas revoluciones, en las que se luchó y se murío, se cantó y se gritó, aclamando la libertad individual, la libertad, igualdad y fraternidad, la unidad de la nación, o la independencia de la metrópolis. Bueno, nosotros menos, que Patxi murió en la cama, con las heces en melena y el equipo médico habitual, y aquí no hubo una plaza de Tahrir, ni una revolución de los claveles.
Sin embargo, tengo la convicción, confirmada por los cables de Wikileaks, que nos ilustran la trastienda, en la que se vilipendia y ridiculiza a los líderes y países que luego se visita, tengo la convicción, digo, de que los políticos son cortoplacistas, mezquinos, y sólo miran lo que es mejor para los lobbis y las empresas de su país.
Nadie ha movido un dedo para apoyar la revolución egipcia. El pueblo soberano, a pecho descubierto, ha desafiado ejércitos, miedos y toques de queda. ¿Podemos decir lo mismo?
No me creo a la señora jefa de la diplomacia europea Catherine Ashton, apoyando la legítima rebeldía de un pueblo harto de treinta años de dictadura de Mubarak y su gente. No me creo a Trinidad Giménez alegrándose de la renuncia del dictador, y lanzando albricias por la recién conquistada libertad.
No movisteis un dedo. A pesar de que nos vimos embarcados en una guerra con la excusa de la lucha contra las dictaduras y por la libertad, parece que esta fórmula no se aplica a los aliados de EEUU (no olvidemos la situación de Egipto respecto a Israel, y que recibía 1.300 millones de euros en ayuda militar del gobierno yankee. Estados Unidos debería haberse puesto del lado correcto de la Historia y dejar de dar ayuda financiera a Mubarak porque él la ha utilizado para el abuso y la represión.
Tampoco me parece de recibo recibir a Mubarak con los brazos abiertos, jalearlo y alabar su estabilidad, que atrae el capital, acoger a su partido en la internacional socialista, y alabarle el ser un país moderado y estable. Hoy se ha pasado a perseguirle, y a confiscar sus bienes en suiza.
80 millones de voces nos dan una gran lección, y el tirano ha tenido que salir volando no se sabe adonde..!
El todo por el pueblo pero sin el pueblo, ha dejado paso, bajo los gritos de júbilo y fuegos artificiales, al todo el poder para el pueblo.
Veremos el papel del ejército, y de las distintas ramas del islamismo, pero de ninguna manera tenemos autoridad moral para mirar al pueblo egipcio con condescendencia, nos están dando una gran lección, y nos enseña que tenemos algo más que decir, que no vale asentir con mirada bovina, asumiendo las imposiciones de la entelequia de los mercados.
No me creo a los que se llaman depositarios de la voluntad popular, de pie ante un atril, con su sonrisa forzada, ante una bandera que siempre está manchada de sangre, de los que quisieron ser libres (y normalmente fracasaron).
18 días después de empezar las revueltas, Mubarak ha salido de Egipto. Hoy 11 de febrero de 2011, pase lo que pase, será un día para recordar..!

Shukran Egipto!

Salam


2 comentarios:

Evitadinamita dijo...

Un gran día y una gran manera de contarlo, sin olvidar ubicar a cada uno antes y después.
Enorme =D

Maya dijo...

Estamos tan absolutamente mediatizados (e idiotizados), que los propios medios no nos han hecho vivir de forma apasionada la gran victoria de un pueblo frente a los mangantes que lo gobiernan. Una pena que sólo cunda el ejemplo en otros países árabes mientras aquí nos hacen retroceder décadas en derechos laborales y estemos pendientes de GH, OT o de si ganamos el mundial.
Pena y asco, eso es lo que siento por todos nosotros.