Grotèsque Club DJ

Grotèsque Club DJ
Erassmuss, Theo Marmot, Petite Mort. Arte, vídeo, música, espectáculo..!

viernes, 10 de octubre de 2008

Se acabó el festín, todo es mentira..!


En mis incursiones por sectores aparentemente respetables, como los seguros, la abogacía... empecé a percibir, casi sin darme cuenta, como unas sombras que se arrastran en el límite de la visión periférica, una gran verdad: TODO ES MENTIRA.

Las personas con corbata y aire de seguridad, en general tienen tan poca idea del porqué de las cosas, como usted o yo.En general prima el beneficio rápido, el obtener rápidamente una buena posición laboral y social. Se siguen ciegamente consignas corporativas, sin creerselas del todo, pensando en triunfar rápidamente.

Esto nos ha explotado entre las manos, amigos.

No todo es un mercado. El agua, la tierra, la libertad, las aspiraciones de cada uno, sus ilusiones; la vanidad y el materialismo, la santería y la religión, la salud y la seguridad. Todo se vende y mercadea, en aras de ese nuevo Dios que es el mercado y sus becerro de oro del progreso ilimitado y asimétrico. Hay cercanía, hermandad, solidaridad.

Cuando Voltaire, Rousseau o Montesquieu encendieron a las masas con nuevas ideas, como los conceptos de libertad política, de fraternidad y de igualdad, o de rechazo a una sociedad dividida, o las nuevas teorías políticas sobre la separación de poderes del Estado, seguramente no pensaban es que sus principios cuajarían en un Estados Unidos que deviene en una potencia cada vez más decadente, cada vez más individualista y arrogante, y en una Europa dividida en el que naciones viejas y aburridas que se miran por el rabillo del ojo hablan con voz impostada de la unión y el futuro, a ritmo de de la Novena Sinfonía, compuesta en 1823 por Ludwig van Beethoven. Libertad, igualdad y fraternidad, sería la auténtica receta que nos ayudaría a salir de este agujero. Una revolución de abajo hacia arriba.

¿Qué podemos sentir los pocos idealistas que en el mundo somos, o los pobres ahorradores belgas al asistir al espectáculo bochornoso que nos han ofrecido? Al ver el festín de 50 directivos de Fortis, como cerdos bien cebados, revolcandose en un lujo decadente que les afirma en su eterna superioridad, pagados de si mismos, intocables. Nadie en ese festín de sus recién rescatadas fortunas siente ahora que su cabeza peligre.
Las revoluciones modernas están hechas de blogs, enlaces y suspiros, que se estrellan contra el rompeolas de la coraza del gigante, que se ríe, nos analiza y controla mientras encarga otro estudio de mercado, para que si no hacemos lo que nos gusta, por lo menos nos guste lo que hacemos... trabajar catorce horas para pagar una hipoteca que nos asfixia, mientras tenemos cada vez más cosas y, paradojicamente, somos menos felices, sintiendo un vacío que no llenan ni los ansiolíticos, mientras nuestros hijos beben, viven y se rebelan, solos...

¿Cual es la solución? La crisis, no nos engañemos, no es sólo económica. A todos nos pone los pelos de punta como ha surgido dinero contante y sonante para auxiliar a los banqueros especuladores, a los que los políticos miran con una mezcla de miedo y respeto, porque son los que financian las campañas, los partidos, la maquinaria... mientras mueren 12.000 niños al día y no es noticia.

Cada año se destinan más de 900 mil millones de dólares en gastos militares, de los que casi el 50% del total fue la contribución de los Estados Unidos. El gasto militar mundial en un año es mayor que lo que se necesita para cubrir los Objetivos del Desarrollo del Milenio en 11 años. Si se redujera cada año el 10% del gasto militar mundial, o el 20% del gasto militar USA, los ODM quedarían totalmente cubiertos... Nada más que añadir, que cada uno saque sus propias conclusiones.

Todo es mentira...

10 comentarios:

Queralt. dijo...

Comparto cada una de tus palabras. Hace poco, en un blog de cuya dirección he querido olvidarme, se me contestó a argumentos como los tuyos que, si todo el mundo (niños principalmente), consiguiera llegar a la edad adulta sin contratiempos (enfermedades, hambruna, soledad, injusticia, etc.), no cabríamos en el planeta... ¡tócate los cataplines! Es decír, que para algunos sectores de nuestra sociedad, muy serios, sensatos, equilibrados y justos, el gran depredador de nuestra realidad actual es la miseria impuesta, la crueldad arbitraria que se gesta en los despachos de los geochos o en las sobremesas de sus pantagruélicas comilonas... para "ellos", los niños desconocidos, los que viven lejos o los que no han sido bautizados o encauzados en los principos que consideran "razonables", han de morir porque si los dejáramos crecer como a nuestros propios hijos, no habría sitio para todos...
En realidad, sí parece que todo es mentira. Aunque una cosa es real absolutamente: los que amasaron millones mientras lo hacían, nos mirában por encima del hombro como a advenedizos sin derechos y sin dignidad (¡que se lo creen ellos!), y ahora esos prepotentes, necesitan el dinero de todos para seguir adelante, para recuperarse en nombre de un sistema capitalísta que se empeña en demostrarnos cada día, que no es posible un cambio.
Tengo fe en la Humanidad a pesar de todo, espero, sé, que estamos cambiando en mundo.

Besos de chocolate.

Queralt.

Fet dijo...

Amén.

matajazz dijo...

En algún tiempo o en algún lugar la justicia caerá sobre todos los responsables de tanta miseria y decadencia.
ALERTA, que esta crisis arrele en lo hondo de la conciencia popular y despierte al gigante dormido (o ciego).
Estar vigilantes...

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

vaya, esto es un dejavu. Ayer saliendo de un cocierto un tipo bastante alterado en el animo como si lo tuviera algo dinamitado comenzo a gritar "todo es mentira, el dinero no existe"

muchos volteamos extrañados quiza mas de uno penso, "este tio esta loco"... pero supongo que tendra razon y hoy leyendote creo que llego a la conclusion que seguro que tenia plena conviccion de lo que dijo ayer.

a veces hay que ser valiente incluso para gritarlo en medio de una muchedumbre consumiendo souvenirs.

y yo no miento

Alex dijo...

A lo que Queralt hace referencia es al desarrollo sostenido.
Esto es, los países ricos sostienen la pobreza de otros, manteniéndola dentro de los niveles "adecuados" para que no sobrevenga una bancarrota mundial.

Y a todos (o debería ser a todos) nos apena la situación global del planeta... pero cuántos estarían (o estaríamos) dispuestos a renunciar al nivel de su (nuestro) estado de bienestar para "socializar" el progreso de los demás?
Humanidad...el ser humano no es más que un animal individual con sentido de la propiedad.
Demasiado esperamos de nuestros congéneres (o de nosotros mismos).

Ana L. Amat dijo...

Como bien ha dicho Alex en unsistema capitalista se necesitan una serie de países "tercer mundo" que nos hagan de almacen,de industria, y de sustento; necesitamos de un pilar que sustente nuestro mundo creado para el consumo. Si éste cae, nuestra sociedad de bienestar cae con él. Esto es tan crudo como que todo el mundo tiene intereses en que el sistema siga así.

Saludosss

NecioAtalayo dijo...

Gracias por vuestros comentarios!
Que esta crisis nos sirva para pararnos a pensar que algo estamos haciendo muy mal...

Javier dijo...

Esta crisis será un amargo despertar para muchos. Desde los años 90 no han dicho que este era el único sistema que funcionaba y que era casi perfecto. Además el sistema se regulaba solo, no era necesario intervenirlo ni vigilarlo. ¡Qué gran invento esto del mercado! Solo era necesario cerrar los ojos de cuando en cuando para no ver las injusticias que provocaba… y eso es tan fácil.
Y lo malo es que, con mayor o menor resistencia, todos nos lo hemos acabado creyendo.
Las clases medias de los países occidentales sucumbieron a sus encantos hace muchos años. Se perdió aquello que en los sesenta, setena y ochenta algunos llamábamos “conciencia de clase”. De golpe la gente te miraba como un loco cuando le decías que por mucho que hubiera subido su nivel de vida, no dejaba de ser un trabajador y como tal era utilizado por quienes gestionaban el sistema y que cuando no lo necesitasen lo enviarían directamente al carro de los desperdicios.
Ahora, de sopetón, muchos descubrirán que todas esas virtudes eran falsas. Que las injusticias del capitalismo también se manifiestan en el llamado primer mundo, que siguen existiendo ricos y pobres, que por poder tener coche y piso uno no deja de ser un puñetero obrero y sobre todo.., que la base del capitalismo sigue siendo el enriquecimiento de unos pocos a costa de muchos.
Y mira… en el fondo esto no deja de ser una pequeña satisfacción para los que un día fuimos seguidores del viejo Carlos. Aun que fuera de forma heterodoxa y que con el tiempo nos hayamos convertido también en elementos ciegos y sordos del sistema.
Saludos

Javier

Victoria dijo...

Da que pensar y pienso... ¿Realmente podemos hacer algo?

Queremos, sí, pero ¿realmente podemos? ¿Nos dejarían? Porque la cuestión es que no somos verdaderamente libres. La realidad es que nos dejan creer que lo somos.

Si alguien conoce el camino, que ponga un letrero, por favor.

Evitadinamita dijo...

Desmontar la gran mentira de la sociedad de Bienestar no es tan fácil. A las pruebas me remito: los bancos y las multinacionales, con todas sus acciones cotizando en bolsa, han sido descubiertos con las manos en la masa, robando a manos llenas mientras mandan a la puta calle a muchos de los sostuvieron las empresas que ahora quiebran. La solución que los políticos de los sistemas capitalistas han adoptado es el empleo de nuestro dinero para sacar del atolladero a quien nos metió en el problema. Muy bonito.
Y mientras, ésto ha sucedido en nuestras narices, sin que nadie alce la voz.
Tenemos lo que nos merecemos? ¿tan ciegos estamos y tan engañados que hemos perdido la esperanza en la fuerza que poseemos todos juntos? Probablemente sí, puesto que a ello se han estado dedicando paralelamente en los últimos años: han sembrado miedo. Nos han hecho creer que no somos nada sin ellos...cuando la realidad es lo contrario...
¡Qué gran verdad! ¡¡Todo es mentira!!!